Opinión del cliente

Revisado en España 🇪🇸 el 24 de octubre de 2016
La facilidad que tiene Neil Gaiman para crear personajes y mundos es asombrosa. Y más sorprendente aún es que haya metido un universo, una historia y un genial reparto de personajes entre las rendijas de uno existente: Londres.

Esta novela autoconclusiva es una demostración de que una buena historia puede aparecer a la vuelta de la esquina, en ese callejón poco iluminado de ahí. Nada de largas descripciones en cuanto aparece un personaje y nada de explicar las reglas del mundo (el "Londres de Abajo" en este caso) a la primera de cambio. Las pinceladas que el autor va soltando poco a poco tanto de la fantasía como de la psicología de los personajes están perfectamente untadas a lo largo de las páginas y dándote poco a poco y justo lo necesario en cada momento según transcurre la historia.

El protagonista, Richard, resulta tremendamente empático porque reacciona y ve todo lo que le ocurre como la mayoría de los mortales (o habitantes del "Londres de arriba") lo veríamos. Sus miedos y sus creencias son tan factibles que se pueden tocar. Y algo parecido ocurre con el resto de personajes a los que, incluso a unos despiadados y sobrenaturales asesinos, coges un tremendo cariño.

Este libro es de los pocos que abren una ventana a un mundo lejano (y a la vez tan cercano) que apetece leer otra vez y revisitarlo. De pocos se puede decir lo mismo.
Y tú, ¿podrías vivir en Londres (o tu ciudad) "de Abajo"?
A 12 personas les ha parecido esto útil
Informar de un abuso Permalink