Selecciona Tus Preferencias de Cookies

Utilizamos cookies y herramientas similares para mejorar tu experiencia de compra, prestar nuestros servicios, entender cómo los utilizas para poder mejorarlos, y para mostrarte anuncios, incluidos anuncios basados en tus intereses. Terceros autorizados también utilizan estas herramientas en relación con los anuncios que mostramos. Si no quieres aceptar todas las cookies o quieres saber más acerca de cómo usamos las cookies, haz clic en "Personalizar cookies".

Personalizar cookies

Opinión del cliente

Revisado en España el 4 de febrero de 2021
Las obras de Mercedes Pinto destacan por la humanización que hace de cada historia, haciéndonos reflexionar siempre sobre ellas, sean del tipo que sean. Con «Quinto culpable» va todavía más allá al plantearnos una situación que hemos tenido durante meses en primera plana de los medios de comunicación. Se arriesga así a comparaciones odiosas, pero es esa humanización de la que os hablo la que hace que no haya comparación posible. A modo de rompecabezas, Mercedes nos plantea un suceso que marca la vida de la protagonista, Ani del Bosque, y pone su tranquilidad y la de toda su familia patas arriba.

El escenario escogido para «Quinto culpable» es la playa de Salomar, en Granada, un guiño de Mercedes a su tierra natal. Allí, uno de los muchos veranos que la familia Del Bosque pasa feliz en ese pueblo se convierte en una pesadilla para Ani. Protagonista de uno de los mayores ultrajes que puede sufrir una mujer, la joven nos plantea un dilema moral ante el que ningún lector puede salir indemne. Conoceremos por Ani cómo fue volver a Salomar al verano siguiente del hecho que marcará su vida para siempre y cómo fue verbalizarlo. Capítulo a capítulo, desfilan ante nosotros todas las piezas del rompecabezas en forma de protagonistas y, a medida que conocemos detalles de unos y otros, así como de los hechos de esa fatídica noche de verano, vamos intentando encajar todas las piezas, pero hay una que desde el principio parece no encajar…

Cinco años después, cuando ese hecho ha marcado a fuego la vida de Ani, su familia y la de los vecinos de Salomar, la protagonista se enfrenta en firme a sus fantasmas para poner punto final a un terror que ningún ser humano debe sufrir, y menos por el mero hecho de ser mujer, y nos cuenta en primera persona lo difícil que es pasar página en algunos capítulos de nuestra vida. «Quinto culpable» abarca temas como la justicia, el abuso de poder, el amor en todos sus prismas, la confianza, la venganza, el dolor, los prejuicios… Y todos van calando en la historia como una lluvia fina, que no la notas pero moja. Los personajes de esta novela son como nos tiene acostumbrados Mercedes, muy elaborados y sin desperdicio; los conoceremos de todo tipo… y ninguno nos va a resultar indiferente. Con todos ellos iremos montando un rompecabezas que solo conseguiremos completar al final. ¡Ay, el final, cuántas sorpresas! Y hasta aquí puedo contar.

Al terminar la novela, los personajes y los hechos se quedaron danzando en mi cabeza y no dejaba de pensar qué hubiera hecho yo de estar en el lugar de Ani. A priori, la respuesta es muy fácil, pero si tomar la decisión moral más correcta nos puede convertir en villanos, quizás hagamos lo mismo que ella. ¿Es la justicia justa? Cuántas veces nos hemos hecho esa pregunta, ¿verdad? Y digo más, ¿qué es justicia? En «Quinto culpable» tal vez encuentres una respuesta.
Imagen del cliente
5,0 de 5 estrellas Buen rompecabezas moral
Por Marina Collazo Casal el 4 de febrero de 2021
Las obras de Mercedes Pinto destacan por la humanización que hace de cada historia, haciéndonos reflexionar siempre sobre ellas, sean del tipo que sean. Con «Quinto culpable» va todavía más allá al plantearnos una situación que hemos tenido durante meses en primera plana de los medios de comunicación. Se arriesga así a comparaciones odiosas, pero es esa humanización de la que os hablo la que hace que no haya comparación posible. A modo de rompecabezas, Mercedes nos plantea un suceso que marca la vida de la protagonista, Ani del Bosque, y pone su tranquilidad y la de toda su familia patas arriba.

El escenario escogido para «Quinto culpable» es la playa de Salomar, en Granada, un guiño de Mercedes a su tierra natal. Allí, uno de los muchos veranos que la familia Del Bosque pasa feliz en ese pueblo se convierte en una pesadilla para Ani. Protagonista de uno de los mayores ultrajes que puede sufrir una mujer, la joven nos plantea un dilema moral ante el que ningún lector puede salir indemne. Conoceremos por Ani cómo fue volver a Salomar al verano siguiente del hecho que marcará su vida para siempre y cómo fue verbalizarlo. Capítulo a capítulo, desfilan ante nosotros todas las piezas del rompecabezas en forma de protagonistas y, a medida que conocemos detalles de unos y otros, así como de los hechos de esa fatídica noche de verano, vamos intentando encajar todas las piezas, pero hay una que desde el principio parece no encajar…

Cinco años después, cuando ese hecho ha marcado a fuego la vida de Ani, su familia y la de los vecinos de Salomar, la protagonista se enfrenta en firme a sus fantasmas para poner punto final a un terror que ningún ser humano debe sufrir, y menos por el mero hecho de ser mujer, y nos cuenta en primera persona lo difícil que es pasar página en algunos capítulos de nuestra vida. «Quinto culpable» abarca temas como la justicia, el abuso de poder, el amor en todos sus prismas, la confianza, la venganza, el dolor, los prejuicios… Y todos van calando en la historia como una lluvia fina, que no la notas pero moja. Los personajes de esta novela son como nos tiene acostumbrados Mercedes, muy elaborados y sin desperdicio; los conoceremos de todo tipo… y ninguno nos va a resultar indiferente. Con todos ellos iremos montando un rompecabezas que solo conseguiremos completar al final. ¡Ay, el final, cuántas sorpresas! Y hasta aquí puedo contar.

Al terminar la novela, los personajes y los hechos se quedaron danzando en mi cabeza y no dejaba de pensar qué hubiera hecho yo de estar en el lugar de Ani. A priori, la respuesta es muy fácil, pero si tomar la decisión moral más correcta nos puede convertir en villanos, quizás hagamos lo mismo que ella. ¿Es la justicia justa? Cuántas veces nos hemos hecho esa pregunta, ¿verdad? Y digo más, ¿qué es justicia? En «Quinto culpable» tal vez encuentres una respuesta.
Imágenes de esta reseña
Imagen del cliente
Imagen del cliente
Informar de un abuso Permalink

Detalles del producto

4,1 de 5 estrellas
4,1 de 5
232 valoraciones globales