Selecciona Tus Preferencias de Cookies

Utilizamos cookies y herramientas similares para mejorar tu experiencia de compra, prestar nuestros servicios, entender cómo los utilizas para poder mejorarlos, y para mostrarte anuncios, incluidos anuncios basados en tus intereses. Terceros autorizados también utilizan estas herramientas en relación con los anuncios que mostramos. Si no quieres aceptar todas las cookies o quieres saber más acerca de cómo usamos las cookies, haz clic en "Personalizar cookies".

Personalizar cookies

Opinión del cliente

Revisado en España el 22 de marzo de 2018
Empecé este libro con muchas ganas, porque el primero *Si me quieres no me dejes ir*, fue una historia preciosa, y quería saber que pasaba a continuación con Francisca, esta joven maltratada por la vida, y a la que aun siendo una pécora vil, en el anterior libro, creí que tendría motivos para ser como era, y la verdad, no fui mal encaminada, porque Francisca nos mostrara su vida, y por lo que ella es así, en esta nueva entrega.

Según iba leyendo, cada vez me iba enganchando más y más, la autora sabe hacernos sentir lo que sus personajes, nos adentra en la realidad de lo que sería una vida de maltrato, soledad y traición en una joven vida, como es la de Francisca, y la desilusión de nuestra protagonista por Marcus, un joven a quien ella echa terriblemente de menos, porque ellos dos eran un todo, por lo que veremos como recoge su vida, una vida, que se encuentra en pedazos, para intentar hacer de ella algo, aunque este algo, no lo tenga claro, porque está muy perdida.

Aquí entra, nuestro profesor cañón, Baylon, un tipo que quedara encandilado por nuestra joven, caerá rendido bajo el influjo de Francisca, y aunque tratara de evitarlo, no podrá hacerlo, porque esos ojos oscuros que lo miran, dicen muchas cosas, cuentan una historia, y por la tanto, la debilidad que ve en ella, no hace más que sacar el instinto protector que lleva dentro, quiera ella o no, porque Baylon, se va a proponer, que su dama sonría a la vida, cueste lo que cueste.

Estoy súper contenta con esta historia, y todo lo que me dio en ella la autora, ya que se mantiene la misma dinámica que en la primera, la realidad de la vida, la crueldad, la tristeza, pero también el anhelo porque alguien te quiera, pese a no ser una persona perfecta, y haber cometido demasiado errores, se muestra que la vida tiene segundas oportunidades.

Como si esto fuese poca cosa, se nos va a unir en trozos de la historia, nuestros protagonistas anteriores, Penny y Marcus, por lo que os aconsejo, que leáis el primero antes que este, ya que vale la pena, para entender más las cosas que van sucediendo, esto fue para mí la guinda del pastel, encontrarnos con las dos historias que se unen, es para un lector, un gran regalo.

Como el primero, el título, para mí, es acertado, *Hay algo en tus ojos*, nos mostrara, el reflejo del alma de nuestra protagonista, se vera en ellos sus sentimentos, por lo que, dichos ojos, se nombraran, más de una vez, además, como dicen, los ojos son el reflejo del alma, y nunca mejor dicho.

Os lo aconsejo totalmente, ya que es una historia con alma.

Nota: Para mi gusto, un final precioso y adecuado.
A 5 personas les ha parecido esto útil
Informar de un abuso Permalink

Detalles del producto

3,9 de 5 estrellas
3,9 de 5
197 valoraciones globales